miércoles, 12 de marzo de 2008

2. Gestión de Riesgos

La gestión de riesgos es el conjunto de actividades coordinadas que guían una organización para que pueda controlar sus riesgos.

Las organizaciones de todos los tipos y tamaños enfrentan una variedad de riesgos que pueden afectar el logro de sus objetivos.

En general las actividades de una organización implican riesgos que deben ser gestionados. La gestión de riesgos asiste en la toma de decisiones al tener en cuenta la incertidumbre y la posibilidad de futuros acontecimientos o circunstancias (voluntarias o involuntarias) y sus efectos en objetivos convenidos.

La gestión de riesgos es parte esencial de la gestión estratégica de una organización y puede ser aplicada a muchas áreas, a funciones específicas y niveles de una organización así como a la organización en su conjunto.

La gestión de riesgos puede definirse de varias maneras. Considérese la definición de la Guía de Gestión de Riesgos:
  • Es el proceso de identificar, medir, monitorear, controlar, mitigar y divulgar todos los riesgos a los cuales la EIF se encuentra expuesta, en el marco del conjunto de objetivos, políticas, procedimientos y acciones, establecidas por la entidad para este propósito.
Brevemente, la gestión de riesgos se entiende como las actividades coordinadas para guiar y controlar una organización en relación con su riesgo. Las acciones que supone la Gestión de Riesgos no se incluyen explícitamente en ésta definición, reservándose para lo que se refiere como Proceso en la Gestión de Riesgos, veáse el diagrama a continuación:

Proceso gestión de riesgos

Éste proceso implica aplicar métodos lógicos y sistemáticos para:
    • Comunicar y consultar en todas las etapas de este proceso;
    • Establecer el contexto de la organización para la identificación, medición (análisis y evaluación), control/mitigación, y monitoreo del riesgo asociado con cualquier actividad, producto, función o proceso; y
    • Reportar los resultados apropiadamente.

Dos puntualizaciones finales deben hacerse sobre la Gestión de Riesgos:

    • La Gestión de Riesgos no implica minimizar el riesgo, sino optimizar la interrelación entre los beneficios de aceptar parcialmente el riesgo y las pérdidas esperadas que el riesgo podría producir.
    • Los diversos tipos de riesgos no deben verse aisladamente. La Gestión de Riesgos debe reflejar las interacciones entre los diversos tipos de riesgos.

Cabe señalar que el comportamiento prudente de una entidad de intermediación financiera, en orden de precautelar el ahorro público y la estabilidad del sistema financiero, trasciende el hecho de mantener coeficientes de adecuación patrimonial por encima del mínimo establecido por ley. Se debe considerar adicionalmente contar con un gobierno corporativo sólido y prudente y una adecuada gestión de riesgos.