martes, 28 de octubre de 2008

17. Riesgo Operacional en Basilea II

El Nuevo Acuerdo de Capital (Basilea II) contempla tres métodos para establecer los requerimientos de capital por riesgo operacional u operativo (RO), en orden creciente de sofisticación y sensibilidad al riesgo: (i) el método del indicador básico, (ii) el método estándar, (iii) y los métodos de medición avanzada. El Comité de Basilea establece que las entidades de intermediación financiera (EIF) puedan emplear cada método individualmente o una combinación de cualquiera de ellos para sus distintas actividades. No obstante, para utilizar los métodos estándar y de medición avanzados, deben obtener autorización del supervisor, a partir del cumplimiento de criterios generales, cualitativos y cuantitativos.

Método del Indicador Básico

En el método del indicador básico el requerimiento de capital es equivalente a un porcentaje (15%) del promedio de los tres últimos años de ingreso bruto anual positivo, excluyendo los años en que el ingreso anual haya sido negativo o igual a cero.

Método Estándar

En el método estándar las actividades de las EIF se dividen en ocho líneas de negocio. El requerimiento de capital de cada línea se calcula multiplicando el ingreso bruto anual por un factor, cuyos valores sugeridos por el Comité de Basilea son:


Los ingresos brutos negativos de cualquier línea de negocio pueden ser compensados por los ingresos brutos positivos de las otras líneas de negocio. La exigencia total de capital es igual al promedio de tres años de la suma simple de los requerimientos de capital en cada una de las líneas de negocio de cada año. Opcionalmente, existe un método estándar alternativo, en el que los ingresos brutos de banca comercial y banca minorista se sustituyen por un 3.5% del total de préstamos y anticipos de cada una de estas líneas.

Método de Medición Avanzada (AMA)

El requerimiento de capital en el método AMA es igual a la exposición al riesgo generada por el modelo interno de la EIF para el cálculo del RO. La utilización del AMA está sujeta a la aprobación del supervisor, a partir del cumplimiento de criterios de admisión.

Criterios de Admisión

Para poder utilizar el Método Estándar y el Método AMA, las EIF deben demostrar al supervisor que cumplen con:
  • Criterios generales: referidos a poseer un sistema de gestión de RO conceptualmente sólido y contar con recursos para aplicar las metodologías de gestión de riesgo en las principales líneas de negocio y en los ámbitos de control y auditoria interna. Adicionalmente, asegurar que el Directorio u órgano equivalente y la Alta Gerencia de la EIF participen en la vigilancia del marco de gestión del RO.
El Método AMA, exige además que las EIF satisfagan un conjunto de criterios cualitativos y cuantitativos:
  • Criterios cualitativos. i) contar con una unidad de gestión de RO, ii) integrar el sistema de medición interna del RO en los procesos habituales de gestión de riesgos de la EIF, iii) informar periódicamente al Directorio y Alta Gerencia acerca de las exposiciones al RO e historial de pérdidas a este riesgo, iv) documentar el sistema de gestión de RO y v) realizar revisiones periódicas del proceso de gestión y sistemas de medición del RO.

  • Criterios cuantitativos (solidez AMA). El Comité de Basilea no especifica supuestos sobre las distribuciones de probabilidad, pero establece que el procedimiento para desarrollar el modelo de RO debe ser riguroso –considerando datos externos, datos internos y análisis de escenarios– y debe demostrar que se identifican los eventos de pérdidas ubicados en las colas de la distribución de probabilidad. Estos modelos deberían basarse en cinco años de información histórica, no obstante cuando se utilizan por primera vez, pueden basarse sólo en tres años, tiempo que incluye un año de funcionamiento en paralelo.